La buena alimentación es un concepto que siempre ha estado ligada a mi vida, ya que de bien pequeña mi madre me enseñó el buen uso de los alimentos. De ella aprendí el gran valor que éstos nos dan a nuestro organismo y siempre le estaré profundamente agradecida de dar muestra de ello haciéndome partícipe en la cocina, haciéndome entender que una alimentación saludable no significa que deba ser insulsa o aburrida. Al contrario, descubrí un mundo lleno de color y de deliciosos sabores.
Creamos lazos afectivos y emociones positivas a través de la comida y todo ello es lo que a día de hoy también les estoy inculcando a mis hijas, porque no hay nada más hermoso que transmitir a otra persona a que sean felices y que disfruten de la vida de la manera más sana posible. Porque es bien sabido que la salud física y mental tienen una estrecha relación con unos hábitos alimentarios saludables.

Y de mi pasión decidí hacer de mi profesión así que estudié Dietética y Nutrición y, especializándome en Nutrición vegetariana, Nutrición Deportiva y Alimentación y cocina Macrobiótica y a día de hoy puedo decir que estoy enormemente orgullosa de poder ayudar a personas que puedan sentirse perdidas, ya no a nivel físico sino también a nivel emocional. La ansiedad, la frustración o la soledad son sentimientos que nos suelen generar un uso inadecuado de la alimentación. Lo que comemos tiene un efecto sobre nuestras emociones. Al no alimentarnos adecuadamente y al no recibir nuestro cuerpo los nutrientes y vitaminas que necesita acaba derivando a estrés, apatía, cansancio y mal humor y a largo plazo en futuras enfermedades.

Lo que quisiera transmitirte es la importancia de tener un estilo de vida saludable, que bases tu alimentación en ingredientes de buena calidad, incorporarlo como un estilo de vida que te ayude a sentirte con más energía, con una gran autoestima, bienestar y felicidad.
Realmente creo en el poder de los alimentos para el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunitario. Nuestro cuerpo es nuestro motor y lo debemos cuidar, para ser más felices, para vivir mejor.

” No crean algo porque lo diga la tradición. Ni siquiera porque generaciones hayan creído en ello por siglos. No crean en algo porque así lo hayan creído sabios de otras épocas. No crean a ningún otro ser humano. Crean únicamente en lo que ustedes mismos hayan experimentado, verificado y aceptado después de someterlo al dictamen del discernimiento y a la voz de la conciencia”

BUDA